Las últimas notícias sobre SEO y Marketing Digital en nuestro Blog de Marketing Digital 

¿Qué es la curación de contenidos?

Por Xavi Fernández

Todo negocio que quiera crecer en el ámbito online va a necesitar generar contenido de forma más o menos recurrente, sea en el formato que sea. Y cuando uno ya lleva tiempo haciendo esa labor, empieza a encontrarse con contenido antiguo, a veces incluso obsoleto, o bien se da cuenta de que ese contenido no ha tenido el impacto esperado a nivel SEO. Ese puede ser el momento de proceder a una curación de contenidos.

Por curación de contenidos nos referimos a todas las medidas que nosotros podemos tomar para sacar más partido de un contenido ya existente, hacer que este sea más relevante para la búsqueda del usuario y, como fin último, atraer más tráfico del conseguido hasta el momento. De hecho, esta labor la incluimos siempre en nuestro servicio de marketing de contenidos para clientes.

Entonces, ¿cuándo curar contenidos?

  • Escenario A: nuestro contenido está obsoleto o desactualizado.

Hablamos de contenidos que por un motivo u otro ya no tiene interés para el usuario, típico cuando se habla de eventos concretos en el tiempo o en ecommerces donde se habla de productos o tipos de productos que ya no vendemos, así como en guías anuales o consejos para un ámbito concreto.

Esto es el pan de cada día y cada caso merece una solución distinta que debemos pensar con lógica, pero que suele pasar por la inacción o la eliminación. Si tienes un blog con reviews de conciertos o un portal de noticias, evidentemente el interés de esos contenidos siempre tenderá a decrecer. ¿Significa eso que deba eliminarlos? Ni mucho menos. Lo que sí es cierto, en cambio, es que si tienes una guía con los mejores alimentos para perros del mercado en 2018, es fácil que puedas aprovechar su contenido para que siga siendo un contenido relevante en 2019 y años posteriores. Ahí la curación de contenidos es tu gran aliada.

  • Escenario B: nuestro contenido decrece en interés.

Esto ya es diferente, y es posiblemente el caso más complejo. Hay contenidos o temáticas que con el tiempo decrecen en interés, algo que puedes comprobar fácilmente con una herramienta como Google Trends, pero también con herramientas de pago bien conocidas. Tal vez tu keyword objetivo tenía en su momento 1.000 búsquedas al mes, y ahora tiene 150. Por tanto, puedes seguir ocupando una buena posición en las SERP pero que tu tráfico decrezca paulatinamente sin que tú puedas hacer mucho por evitarlo.